¿Qué debe tener en cuenta para elegir el ERP adecuado para su empresa?

Si en su empresa cohabitan sistemas diferentes en cada área, seguramente sea cotidiano para los miembros de su organización lidiar con planillas de cálculo, reportes o datos sueltos de las distintas áreas, que tienen distintos formatos y lógica de recopilación y que sin dudas les demandan mucho tiempo y esfuerzo. Además del costo que implica no poder obtener los datos en el tiempo real en el que están ocurriendo. Un ERP permite que todos los datos, de todas las áreas, estén ahí, disponibles y actualizados en tiempo real para saber qué vendió, qué necesita comprar, dónde tiene que distribuir y qué recursos se verán involucrados. La mejora de procesos se vuelve mucho más fácil, rápida e intuitiva. Los recursos se asignan con mejores parámetros y rinden mucho más. Podrá enfrentar los cambios de la economía, de la legislación o los producidos por fenómenos externos locales o globales con mucha mayor velocidad de reacción. En el proceso de transformación digital, este es un diferencial importante.   Existen en el mercado múltiples opciones de software de gestión, o ERP. Y esto hace que a veces el proceso de decisión sea complejo. Pero teniendo en cuenta sobre cuáles aspectos se debe poner el foco, es más fácil entender cuál es el ERP ideal para cada empresa. Automatización de procesos e información integrada en una misma plataforma. Es importante que el ERP elegido permita que toda la información que genera su negocio se registre y organice en un mismo repositorio que conecte las actividades de todos los departamentos o áreas, pero logrando que cada una funcione de manera independiente. Esa información, toda integrada en una base de datos única, estandariza y automatiza los procesos, mejorando la eficiencia de las operaciones. Los suministros e insumos, los procesos de producción, los costos, el control de stock, la contabilidad, los recursos humanos, la cadena de distribución y la relación con los clientes en un mismo sistema que vincula y procesa toda la información. Flexibilidad y escalabilidad. El sistema debe poder crecer al ritmo que crece su empresa. Si todo está organizado y administrado desde un mismo repositorio de datos, este crecimiento es posible y transparente. Datos confiables y en tiempo real, accesibles desde cualquier lugar. Un ERP debe facilitar la toma de decisiones estratégicas y planificar asertivamente, permitiendo el aumento de la productividad y la rentabilidad. De esta manera, uno de los principales temores que tienen las empresas al implementar un ERP queda resuelto en poco tiempo: el retorno de la inversión es mucho más rápido de lo que suelen imaginar. Y, además, la empresa en general y cada proceso de negocio en particular mejoran significativamente. Por esto es fundamental que la plataforma elegida sea capaz de entregar datos confiables y en tiempo real. Y se debe poder acceder a ellos desde cualquier dispositivo, móvil o fijo. Eso es hoy más importante que nunca, cuando las empresas están contemplando implementar la modalidad de home office para muchos de sus empleados, incluidos gerentes y directores. La plataforma tecnológica elegida debe poder funcionar de manera fluida en cualquiera de estos escenarios. Implementación. Una característica que también cobró relevancia en los últimos años es que sea posible de implementar en la nube (Cloud Based). Esto hará que los tiempos de implementación sean más cortos, pero además reducirá costos notablemente. “User Friendly”. Que las interfaces de usuario sean fáciles de usar e intuitivas hará que la adaptación al cambio sea mucho más simple. Pensar las necesidades y objetivos de su negocio. Esto ayudará en la decisión del software y de los módulos a implementar. Elegir al proveedor de implementación. Este será su aliado durante todo el proceso. Por eso es tan importante esta decisión. El proveedor de implementación trabajará en su empresa junto a todos los miembros de la organización. Será quien lo asesore con la solución a implementar, le dé soporte y lo capacite a usted y a todos los empleados. Le dará los elementos para decidir cuáles son las mejores prácticas para el funcionamiento de su sistema.   Y si usted todavía está dudando acerca de si un ERP es para cualquier tipo de empresa, la respuesta es sí. Los ERP brindan ventajas competitivas a empresas de diferente tamaño y en cualquier industria. Un buen sistema de gestión que integre todos los procesos y las áreas de su organización, y habilite el acceso a información centralizada y en línea, permite anticipar necesidades y tomar decisiones más rápidamente con menor margen de error. En el proceso de transformación digital, este es un diferencial importante. Existen numerosos casos de éxito en los que empresas medianas, al implementar un sistema de gestión (ERP), revirtieron tendencias negativas de negocio y pudieron crecer de manera ordenada y rentable.